60 anos sobre la Segunda Guerra Mundial. Los ultimos samurais de las junglas filipinas historia

La Segunda Guerra Mundial se ha acabado el 2 de septiembre de 1945, pero las decenas de los soldados japoneses se han quedado en las islas en la Asia Sudeste, olvidado a los jefes. Muchos de ellos continuaban cumplir las ordenes dadas y las decadas guerrilleaban, sobreviviendo en las junglas en подножном al forraje.

Hace diez anos, en 2005, ha acabado la Segunda Guerra Mundial para dos militares japoneses — el cabo Sudzuki Nakauti de 83 anos y el teniente Iosio Yamakavy de 87 anos. Sesenta anos guerrilleaban en la isla Mindanao filipina. Su historia no es unico: todavia las decenas de los anos despues de 1945 en las junglas de las Filipinas e Indonesia encontraban a los militares japoneses, que no han llegado a tiempo evacuarse a finales de la guerra con los companeros de trabajo a la tierra Grande.

Los ancianos-bandoleros

Cuando los ha calculado y ha arrestado el contraespionaje filipino, los samurais suplicaban no dar sus poderes japoneses. Es que la division de infanteria, en que entraba su subdivision, era practicamente destruida por los bombardeos de la aviacion americana. Que se han quedado han pasado al principio a las acciones guerrilleras, sin embargo poco tiempo despues ha obrado la orden de la evacuacion. La disposicion era tan inesperada que no todos los militares japoneses han llegado al lugar de reunion a tiempo, y por eso podian considerarse a los desertores.

Los restos de las subdivisiones por las decadas vagabundeaban por las islas del archipielago filipino. Comian cualquier cosa: algo encontraban y cogian en las junglas, no tenian repugnancia al robo menudo cerca de la poblacion local. Es remarcable que por ello y en la cabeza no llegaba a rendirse.

60 anos sobre la Segunda Guerra Mundial. Los ultimos samurais de las junglas filipinas historia   Suzuki de Nakauti

De las algunas personas que se han quedado en Mindanao, hasta 2005 han vivido solamente Sudzuki Nakauti y Yosio Yamakava. Pedian no dar sus poderes japoneses, temiendo el tribunal. Sin embargo a los heroes de guerra han tranquilizado y han entregado a los poderes del Pais del Sol saliente.

Es interesante que habia unos soldados viejos completamente casualmente: con ellos ha tropezado el rastreador japones, que estudiaba en sitio todo que era vinculado a sus compatriotas que combatian en Mindanao. Despues de la conversacion con los guerrilleros el japones se ha dirigido a las autoridades locales, que han informado los organos correspondientes sobre los militares ancianos. Esta claro que los laureles que ha encontrado los veteranos han pasado en propiedad al contraespionaje filipino.

Las larvas para el desayuno, la serpiente para la comida

Menos largos se encontraban los vagabundeos de dos otros guerrilleros — Ito Masashi e Iroki Minakavy. Se han rendido en 16 anos despues de la victoria sobre Japon, en 1961.

La ironia del destino es que se escondian en Mariansky la isla Guam, por que posee ahora los EEUU. A finales de la guerra de su muerte ha salvado el milagro. Masashi se ha parado en la marcha para atar el cordon en el zapato, y la columna se ha ido adelante. Cerca de el se encontraba Minakava, por lo visto, tambien que se ha atrasado por una causa. No han conseguido apretar el paso los soldados, como han oido delante el tiro por rafagas: su subdivision ha caido en la emboscada de los australianos. Han quedado vivo.

Guam tiene el area 541 el kilometro cuadrado, esto mas de 54 mil de hectareas. De vez en cuando las subdivisiones aisladas que han quedado vivo en la isla se encontraban, pero nadie de ellos no sabia que la Segunda Guerra Mundial hace mucho ha acabado, Hiroshima y Nagasaki se han sometido al bombardeo nuclear que el emperador capitulaba, y Japon es ocupado por los americanos.

60 anos sobre la Segunda Guerra Mundial. Los ultimos samurais de las junglas filipinas historia   Los japoneses cautivos en Manila, 1945

Cuando la reserva intangible de los productos ha acabado, tuvo que comer todo que se mueve o crece en las junglas: las bayas, las setas, los lomos comestibles, la caza menor, que se ha dejado coger en los lazos. Tuvo que emplear en la comida hasta los ratones, las larvas y las serpientes. Obtenian la sal, evaporandola del agua marina. Convenian a veces los ataques a las granjas locales.

Esta claro que los poderes no podian reconciliarse con esto, y a los guerrilleros japoneses ha dada vueltas la caza presente: los americanos convenian regularmente a ellos las redadas. Coger a los japoneses trataban los policias locales con el apoyo de la poblacion. Atraian para esto hasta a los cinologos con los perros. Todo resulto infructuoso, y al fin y al cabo a ellos han manoteado. El regalo presente del destino para los guerrilleros se encontraba el basurero americano, con que han tropezado casualmente. Habia alli todo: la comida, la vajilla (tarros de conservas), la ropa, otros materiales de construccion y utiles.

En 1961 se ha perdido inesperadamente Minakava que se ha ido a la caza. Habiendo esperado el dia, Masashi por la manana ha ido a sus busquedas ha tropezado con los americanos. El ha echado era atras al refugio, pero, habiendo acercado corriendo hacia el, ha visto que de ello esperan ya al yanqui y … Minakava puramente afeitado y contento. Resulto, habiendo ido de casa, el ha sido recogido al grupo de los habitantes del lugar, que lo han convencido rendirse en el cautiverio. Despues de la conversacion corta de dos guerrilleros, en que curso esta claro que a la guerra hace mucho el fin, Masashi ha seguido al ejemplo del amigo. Ha acabado asi guamsky la epopeya para dos soldados japoneses.

Mi guerra de 30 anos

Mientras tanto en tal isla grande habia todavia muchos soldados japoneses. Y un de ellos era el sargento del marines del ejercito Shoichi Ikoi imperial. El era no obligado, y el desertor mas presente. Sin haber sostenido el infierno infernal de la preparacion del arte al asalto de Guama, el ha abandonado la disposicion del regimiento, habiendo huido en la profundidad de la isla.

A diferencia de los companeros de trabajo, Shoichi ha decidido no tentar el destino y no asomarse de la cueva construida en el fondo de las junglas. Vivia exclusivamente por el coleccionismo. Tenia que emplear tambien en la comida y las ratas, las ranas, y las serpientes. A veces el cazaba. Una vez Shoichi, tratando de coger la caza menor, ha tropezado con los cazadores locales e inmediatamente era cautivado. Habia esto en 1972.

Sin embargo mas conocida habia una historia del teniente Hiroo Onody. Despues del regreso de las junglas el ha escrito el libro «no rendirse. Mi guerra de 30 anos». El destino guerrillero de Hiroo es parecido en muchos aspectos a los destinos de sus companeros de trabajo que se han quedado en las islas numerosas de la Asia Sudeste.

Onoda, el oficial exploracion, ha llegado a la isla Lubang filipina a principios de 1945. El objetivo de su comision de servicio era la creacion del grupo razvedyvatelno-de sabotaje. Muy pronto su jefe inmediato, el mayor Taniguti, se ha escapado junto con otros jefes, que han sentido que el asunto huele el petroleo: los americanos han destruido practicamente a los japoneses sobre este copo de la tierra. Y que todo esto no se vea como la fuga, Taniguti, habiendo construido a los subordinados, ha pronunciado ante ellos el habla ardiente.

«A nosotros las dificultades temporales, y de las consideraciones tacticas retrocedemos con las fuerzas basicas. Aunque le romperan y habra solamenete alguna persona, combatan hasta ultimo. Sobre sus hombros — la actividad de sabotaje por la derrota de las comunicaciones, los almacenes, las bases del adversario. Que hasta en algunos anos, pero volvere aqui con el refuerzo. Anular la orden puedo solamente», — ha pronunciado Taniguti y era tal.

La orden del Sol saliente. Postumamente

Habia esto en enero de 1945. Y ya en un mes el grupo Onody era practicamente destruido en los combates. El teniente y algunos sus subordinados, siguiendo los preceptos de Taniguti, han comenzado la actividad diversionno-guerrillera.

Probablemente, el mayor iba a volver por los subordinados. Pero con el, tanto como con las decenas de otros mismo, como el, ha jugado la broma pesada asi llamada «el sistema»: los americanos en el nivel local tenian prisa rendir cuentas ante los altos jefes sobre los exitos. Asi que cuando la noticia sobre lo que los yanquis han limpiado las islas de los guerrilleros y los saboteadores, ha llegado a la prensa, los periodicos y las revistas han tenido prisa publicar esta novedad. Los medios masivos de comunicacion japoneses han reimprimido esta informacion. A los heroes “han enterrado” en vivo y se les han dado los honores correspondientes. En particular, Hiroo Onoda era postumamente condecorado por la orden del Sol saliente.

60 anos sobre la Segunda Guerra Mundial. Los ultimos samurais de las junglas filipinas historia   Hiroo Onoda ha depuesto las armas. La isla Lubang, el marzo de 1974

Sin embargo Onoda no iba a morir. El destruia los objetos militares del adversario y maltrataba la poblacion local — hay a ello algo era necesario. Poco tiempo despues, habiendo rendido cuentas sobre las victorias, los yanquis se han alejado navegando a casa. Y el grupo del teniente (es mas justo, lo que de el se se quedo) ha pasado a los militares filipinos y las comisarias de policia locales. No es posible decir que los poderes no emprendian las medidas de respuesta — poco tiempo despues del grupo Onody excepto el se quedo solamente tres combatientes. Para entonces de las junglas de las islas diferentes han salido ya alguna persona, y el gobierno japones se ha preocupado por la decision de este problema.

Con el apoyo de la parte filipina sobre las islas de las toneladas desparramaban sus energias las octavillas con la llamada de rendirse. Es remarcable que excepto Onody estas octavillas leian en las islas y Sudzuki Nakauti con el companero, e Ito Masashi con el companero de trabajo, Shoichi Ikoi, y otros guerrilleros. Nadie de ellos no ha creido escrito, contando que es la provocacion. Onoda ha prohibido subordinado leer esta «подрывную la literatura». La lucha continuaba.

Mas asombroso que los saboteadores eran armados hasta los dientes por todo, que debe: por el explosivo, las granadas, los cartuchos etcetera. No bastaba a las personas. Ha comenzado la desercion: habiendo salido el sexto ano del trabajo de sabotaje a la tarea siguiente, se ha rendido a las autoridades locales de Yuiti Akatsu. Tras aun tres anos en el tiroteo era herido el caporal de Simadu. Esta vez el ha sobrevivido, pero ya en el ano siguiente, haciendo fuego contra los policias, ha muerto. Onody tenia solamente un subordinado — Kodzuki. De 1954 a 1972 daban el calor sofocante a los policias locales, mientras el ultimo combatiente Hiroo Onody no sea matado en el tiroteo siguiente.

Los japoneses especialmente llamados en los megafonos aseguraban al teniente de lo que la guerra ha acabado. Pero el saboteador no deseaba obstinadamente someterse en la provocacion. Tanto como en caso de Sudzuki Nakauti e Iosio Yamakavoy ha ayudado el buscador — el estudiante Norio simple japones del Suzuki. No sabe, que el ha llamado a Onody la confianza, pero la persona joven no solo ha hablado con el teniente en 1974, sino tambien ha convencido la parte japonesa llevar a la isla de Taniguti, que ha anulado la orden de la prescripcion de 30 anos.

Despues de que el ex saboteador era indultado por el presidente de las Filipinas por Markosom, el ha salido de la isla y ha vuelto a la vida de paz. Onoda se casaba, ha escrito el libro y mucho tiempo conducia en la escuela, creada por ello, el curso de la supervivencia — sobre este asunto el guerrillero viejo como se dice no ha comido a una serpiente.